Síndrome post-aborto también afecta a los varones

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Queramos aceptarlo o no, a los roles de la maternidad desde siempre se les ha dado más relevancia que a los de la paternidad; a muchos hombres se les saca “por default” de la ecuación de la familia a la más mínima provocación en juicios legales, pues se asume que la mujer tiene encarnado el instinto materno, aunque esto no siempre sea cierto. El derecho a abortar siempre es visto desde el ángulo femenino; siempre se considera únicamente a la mujer cuando se trata de hacer un aborto, “cosa natural” pensamos la mayoría, pero pocas veces nos detenemos a pensar qué pasa si el papá no quiere abortar y si podría ser víctima de síndrome post-aborto.

El embarazo definitivamente es algo que se ve muy distinto dependiendo si se es hombre o mujer; argumento demasiado obvio y sin sentido dirán algunos, pero poco se habla de cómo afecta en la vida de un hombre que sí quiere ser padre todo el proceso, desde el embarazo hasta la concepción o desde el embarazo hasta el aborto.

Con la legalización del aborto en diferentes lugares del mundo, son cada vez más hombres los que se han atrevido a acudir por ayuda psicológica después del proceso, pues contrario a lo que se piensa, no siempre el aborto se practica a causa de violación o accidente, a veces la mujer sencillamente no quiere tener más familia, lo que puede provocar que el hombre sienta tristeza, desesperación y frustración, lo que deriva en depresión.

La sociedad en la que nos desarrollamos tiene muy vetados los sentimientos en los hombres, es por esto que es tan complicado detectar cuando un padre, novio, amigo o hermano se encuentra deprimido; expresarlo puede hacerlo proclive a burlas que solamente agravan su situación. De la misma manera, para muchos la idea de ser padres significa la cúspide de su éxito, pues no solamente representa su “descendencia” biológicamente hablando, sino que también es la oportunidad de dejar en alguien las experiencias aprendidas, de transmitir el conocimiento a las nuevas generaciones, sentir que se está aportando algo al mundo.

Es un error común pensar que para los hombres tener hijos significa menos que para las mujeres; si bien es cierto que el embarazo y la fecundación como tal se llevan a cabo en el cuerpo femenino, las repercusiones emocionales no se pueden equiparar, pues la paternidad puede llegar a ser determinante en la vida del varón.

Esta entrada fue publicada en postaborto. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*