¿Cómo vive el hombre un aborto?

Cuando hablamos de aborto solemos hablar desde el punto de vista de la mujer, lo cual es normal, ya que ella es quien lleva en sus hombros la decisión y quien se somete a la intervención en caso de que así lo quiera. También en muchas ocasiones ella pasa por todo el proceso del aborto sola ya que no le dice a nadie lo que está viviendo o su pareja simplemente no quiere ser parte de eso.

Pero qué ocurre con aquellos hombres que permanecen a lado de su pareja apoyándola en lo que decida, cómo les afecta a ellos el proceso de aborto. Cada hombre reacciona de manera diferente y depende de la situación a la que se enfrente. Aunque culturalmente el hombre debe de ser la figura de autoridad y fortaleza, por lo que no se les permite mostrar sus sentimientos. Pero este papel impuesto por la sociedad es completamente falso ya que los hombres como cualquier ser humano tienen sentimientos que no puede demostrar por miedo y al no sentir la libertar de mostrarlo se corre el riesgo de expresarlo en otro momento o de otra manera como la violencia.

Cuando la mujer toma la decisión de abortar sin consultar a su pareja, éste puede experimentar un sentimiento de impotencia por no ser considerado e incluso es probable que la relación termine porque se considere que no existen lazos fuertes de confianza.

Hay casos en los que un aborto se presenta de manera espontánea, son éstos los que más pueden afectarlo porque ya existía una ilusión de formar una familia. En estos casos la sociedad puede ser un poco más flexible en tolerar que el hombre exprese sus sentimientos, aunque sólo en un nivel bajo ya que se considera que la más desafortunada es la mujer.  Algunos suelen aislarse ya sea porque no se sienten comprendidos o porque su misma pareja lo hace.

Lo importante en cualquier caso ya sea que se trate de un aborto provocado o un aborto espontáneo es que la pareja pueda comunicar sus emociones con confianza,  sin duda no es un proceso fácil para ninguno de los dos y la mejor manera de poder sobrellevarlo es con el apoyo mutuo. Por lo que se pueden recurrir a asistir a terapias de pareja o incluso de manera individual que le permitan trabajar en sus emociones y sentimientos.

Esta entrada fue publicada en postaborto y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*