Déficit de zinc y cobre y su relación con el aborto espontáneo

Recientes investigaciones han revelado que podría haber una relación entre el déficit de zinc y cobre con el aborto espontáneo, ya que esta situación ha afectado a 15 de cada 100 mujeres durante el primer trimestre de la gestación, de acuerdo con los datos de un grupo de investigadores de la UGR, quienes han confirmado esta hipótesis mediante diversos análisis.

En la investigación realizada por parte de los científicos granadinos participaron 265 mujeres embarazadas, de las cuales 132 sufrieron un aborto espontáneo a lo largo de un año, mientras que las otras 133 eran mujeres que llevaron sus gestaciones a término; todas estas mujeres fueron seleccionadas de entre las embarazadas que acudían a la consulta programada para el control del embarazo, a todas se les practicó una ecografía, análisis sanguíneos para analizar su estado general de salud y, en total, se recogieron 131 variables en las participantes.

Al comparar los resultados se llegó a la conclusión de que la presencia de zinc y cobre, en los niveles adecuados, es clave para evitar la presencia de un aborto espontáneo y que unos pobres índices de dichos oligominerales podrían ser la causa de los embarazos malogrados en el primer trimestre de la gestación.

Tal vez te interese leer: ¿Qué debo saber después de haber tenido un aborto?

El déficit de zinc y cobre puede corregirse fácilmente mediante la ingestión de alimentos naturales ricos en ambos minerales o, en su defecto, las mujeres embarazadas pueden ser suplementadas mediante fármacos que los contengan.

Esta conclusión abre nuevas e interesantes líneas de investigación en medicina materna y nutrición, áreas relacionadas en niveles más profundos de lo que se pensaba. Otros datos interesantes de la misma investigación se enfocan en la importancia de otras variables que se dan en las mujeres embarazadas, como los niveles de homocisteína (un aminoácido que se produce dentro del propio cuerpo), los de yodo y folatos, la función tiroidea y el consumo de fármacos y suplementos no prescritos en las primeras semanas de la gestación.

El trabajo de investigación fue realizado por Jesús Joaquín Hijona, del Departamento de Farmacología de la UGR, quien ha puesto de manifiesto la importancia de consumir alimentos y suplementos alimenticios ricos en las sustancias mencionadas, así como la importancia de dejar el consumo de café y tabaco durante el embarazo, así como acudir a consulta con un gineco-obstetra para el control del embarazo. El aborto espontáneo se ha convertido en la complicación más común dentro de los embarazos.

Esta entrada fue publicada en noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*