Post Aborto

La decisión de interrumpir un embarazo no es fácil y no debe tomarse a la ligera. La mayoría de las mujeres conocen y están preparadas para los efectos físicos del aborto, pero ¿qué pasa con los efectos psicológicos?

Lo que la mayoría de las mujeres no sabe es que la parte más difícil viene después.

Aparte de los efectos hormonales del embarazo y su interrupción, las mujeres que tienen abortos son mucho más propensas a tener una larga lista de problemas emocionales después del evento, por ejemplo, aumento en la susceptibilidad a los trastornos mentales comunes y también puede ser el punto de partida para ir al médico debido a razones psiquiátricas.

Los problemas comunes después de un aborto son: ansiedad, depresión, insomnio, disfunción sexual, abuso de drogas, trastornos de la alimentación, evitar los bebés, el miedo al embarazo, el trastorno de estrés post-traumático y tendencia al suicidio. El Síndrome Post Aborto (SPA) constituye una amenaza grave para la psique de las mujeres y puede empeorar por una historia de abuso, dificultades en las relaciones y asumir una enorme carga emocional sola – sin la debida orientación y apoyo.

La exposición al aborto es un evento traumático y debe ser tratado como tal. El SPA es una condición tratable; con un asesoramiento adecuado antes, durante y después del proceso, la mayoría de las mujeres pueden reanudar su vida normal y conciliar su motivación para abortar y sus sentimientos sobre el bebé.

Las mujeres de todas las edades pueden ser tratadas para el SPA, en cualquier momento después del aborto. El SPA puede no ser evidente para la mayoría de las mujeres durante meses (a veces años) después del aborto, el nacimiento de un niño deseado es el momento ideal para que estos sentimientos abrumadores afloren.

Si se enfrenta a un embarazo inesperado, y considera un aborto, no importa cuál sea su situación de vida, hay gente dispuesta a ayudar a lidiar con sus emociones y en última instancia, ayudar en el camino hacia una vida sana y normal.